La vida de los otros: El Estado en su laberinto

Película alemana  ganadora del Oscar a la mejor película extranjera en 2006, es una excelente mirada a los últimos años de la extinta RDA (República Democrática Alemana), parte oriental de la actual Alemania que cayo bajo influencia de la URSS de 1945 a 1989.

20070725elpepucul_11.jpg

El argumento gira en torno a la operación de espionaje que en 1984  realiza Gerd Wiesler, un competente capitán de la Stasi (policia secreta de la RDA), a Georg Dreyman, un reconocido escritor que, aun siendo leal al régimen de Alemania del este, tiene amigos considerados subversivos por los dirigentes de la república socialista.

Según avanza la trama vemos como la investigación empieza a afectar al Capitán Wiesler – un convencido de las bondades del socialismo – al descubrir que tanto a sus jefes como a todo el aparato burocrático de la RDA no les preocupa el Estado y sus ciudadanos sino su propio beneficio.

Una mirada crítica y certera sobre los abusos de poder que conlleva el control absoluto de la vida pública y privada por parte del Estado, aunque en un primer momento se le pueda percibir como el principal protector del último hombre de la doctrina socialista. Uno de los pocos fallos que se le pueden imputar a la obra es presentar a la República Democrática Alemana de forma superficial y un tanto esteriotipada – al estilo “Rebelión en la Granja” – echándose de menos los matices que ayuden a comprender mejor el deficit democrático de la RDA. 

Buen guión, gran fotografía y excelente interpretación por parte del ya fallecido Ulrich Mühe como el Capitán Wiesler,  la duración de visionado se sitúa en 137 min y es más que recomendable para cualquier tarde de fin de semana en la que se quiera disfrutar del mejor cine de corte político.

Las referencias y paralelismos con “1984” y “Un mundo feliz” son obligatorios tratándose de una película que, más que contar la (re)conversión de un convencido del socialismo, nos presenta el asfixiante mundo en el que envuelven los regímenes totalitarios a los ciudadanos que estaban en desacuerdo con el socialismo de estado.  

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Zinema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s