Archivo de la categoría: Zinema

I am voting Republican – Voto a los Republicanos

retaguardiaclub se ha mudado, puedes encontrar la información que andas buscando en el siguiente enlace

2 comentarios

Archivado bajo Bizarrismo Int., Politik, Zinema

30 años echando de menos a Chaplin

Ayer, 25 de diciembre,  se cumplieron  30 años del fallecimiento de un genio: Charles Spencer Chaplin Jr.  El siguiente post es una reproducción del discurso que da en el Gran Dictador. Agarrense al asiento y disfruten, sus palabras vienen cargadas.

Yo no quiero ser emperador. Ese no es mi oficio, sino ayudar a todos si fuera posible. Blancos o negros. Judíos o gentiles. Tenemos que ayudarnos los unos a los otros; los seres humanos somos así. Queremos hacer felices a los demás, no hacernos desgraciados. No queremos odiar ni ayudar a nadie. En este mundo hay sitio para todos y la buena tierra es rica y puede alimentar a todos los seres.

el-gran-dictador1.jpg

Lo siento.

Pero yo no quiero ser emperador. Ese no es mi oficio, sino ayudar a todos si fuera posible. Blancos o negros. Judíos o gentiles. Tenemos que ayudarnos los unos a los otros; los seres humanos somos así. Queremos hacer felices a los demás, no hacernos desgraciados. No queremos odiar ni ayudar a nadie. En este mundo hay sitio para todos y la buena tierra es rica y puede alimentar a todos los seres. El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido. La codicia ha envenenado las armas, ha levantado barreras de odio, nos ha empujado hacia las miserias y las matanzas.

Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado a nosotros mismos. El maquinismo, que crea abundancia, nos deja en la necesidad. Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos. Nuestra inteligencia, duros y secos. Pensamos demasiado, sentimos muy poco.

Más que máquinas necesitamos más humanidad. Más que inteligencia, tener bondad y dulzura.

Sin estas cualidades la vida será violenta, se perderá todo. Los aviones y la radio nos hacen sentirnos más cercanos. La verdadera naturaleza de estos inventos exige bondad humana, exige la hermandad universal que nos una a todos nosotros.

Ahora mismo, mi voz llega a millones de seres en todo el mundo, millones de hombres desesperados, mujeres y niños, víctimas de un sistema que hace torturar a los hombres y encarcelar a gentes inocentes. A los que puedan oirme, les digo: no deseperéis. La desdicha que padecemos no es más que la pasajera codicia y la amargura de homres que temen seguir el camino del progreso humano.

El odio pasará y caerán los dictadores, y el poder que se le quitó al pueblo se le reintegrará al pueblo, y, así, mientras el Hombre exista, la libertad no perecerá.

Soldados.

No os entreguéis a eso que en realidad os desprecian, os esclavizan, reglamentan vuestras vidas y os dicen qué tenéis que hacer, qué decir y qué sentir.

Os barren el cerebro, os ceban, os tratan como a ganado y como carne de cañón. No os entreguéis a estos individuos inhumanos, hombres máquina, con cerebros y corazones de máquina.

Vosotros no sois ganado, no sois máquinas, sois Hombres. Lleváis el amor de la Humanidad en vuestros corazones, no el odio. Sólo lo que no aman odian, los que nos aman y los inhumanos.

Soldados.

No luchéis por la esclavitud, sino por la libertad. El el capítulo 17 de San Lucas se lee: “El Reino de Dios no está en un hombre, ni en un grupo de hombres, sino en todos los hombres…” Vosotros los hombres tenéis el poder. El poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad, el poder de hacer esta vida libre y hermosa y convertirla en una maravilosa aventura.

En nombre de la democracia, utilicemos ese poder actuando todos unidos. Luchemos por un mundo nuevo, digno y noble que garantice a los hombres un trabajo, a la juventud un futuro y a la vejez seguridad. Pero bajo la promesa de esas cosas, las fieras subieron al poder. Pero mintieron; nunca han cumplido sus promesas ni nunca las cumplirán. Los dictadores son libres sólo ellos, pero esclavizan al pueblo. Luchemos ahora para hacer realidad lo prometido. Todos a luchar para liberar al mundo. Para derribar barreras nacionales, para eliminar la ambición, el odio y la intolerancia.

Luchemos por el mundo de la razón.

Un mundo donde la ciencia, el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad.

Soldados.

En nombre de la democracia, debemos unirnos todos.

 

Desde retaguardiaclub solo pedimos una cosa al año 2008 que está al caer: Menos emperadores, más democracia, más humanidad.

Deja un comentario

Archivado bajo Zinema

La vida de los otros: El Estado en su laberinto

Película alemana  ganadora del Oscar a la mejor película extranjera en 2006, es una excelente mirada a los últimos años de la extinta RDA (República Democrática Alemana), parte oriental de la actual Alemania que cayo bajo influencia de la URSS de 1945 a 1989.

20070725elpepucul_11.jpg

El argumento gira en torno a la operación de espionaje que en 1984  realiza Gerd Wiesler, un competente capitán de la Stasi (policia secreta de la RDA), a Georg Dreyman, un reconocido escritor que, aun siendo leal al régimen de Alemania del este, tiene amigos considerados subversivos por los dirigentes de la república socialista.

Según avanza la trama vemos como la investigación empieza a afectar al Capitán Wiesler – un convencido de las bondades del socialismo – al descubrir que tanto a sus jefes como a todo el aparato burocrático de la RDA no les preocupa el Estado y sus ciudadanos sino su propio beneficio.

Una mirada crítica y certera sobre los abusos de poder que conlleva el control absoluto de la vida pública y privada por parte del Estado, aunque en un primer momento se le pueda percibir como el principal protector del último hombre de la doctrina socialista. Uno de los pocos fallos que se le pueden imputar a la obra es presentar a la República Democrática Alemana de forma superficial y un tanto esteriotipada – al estilo “Rebelión en la Granja” – echándose de menos los matices que ayuden a comprender mejor el deficit democrático de la RDA. 

Buen guión, gran fotografía y excelente interpretación por parte del ya fallecido Ulrich Mühe como el Capitán Wiesler,  la duración de visionado se sitúa en 137 min y es más que recomendable para cualquier tarde de fin de semana en la que se quiera disfrutar del mejor cine de corte político.

Las referencias y paralelismos con “1984” y “Un mundo feliz” son obligatorios tratándose de una película que, más que contar la (re)conversión de un convencido del socialismo, nos presenta el asfixiante mundo en el que envuelven los regímenes totalitarios a los ciudadanos que estaban en desacuerdo con el socialismo de estado.  

Deja un comentario

Archivado bajo Zinema